lunes, 13 de mayo de 2019

Siempre has estado cerca Mi Reina.



Siempre has estado cerca mi Reina.
Siempre has estado cerca, eres mi guía,
y erguido espero la ocasión de amarte
no solo escucharte, quiero además besarte,
y convertir ese beso en ardiente melodía.
Te hablaré en versos, es nuestro idioma,
te contaré sobre mis locas esperanzas
de cómo quisiera colmarte de alabanzas
mientras el sol se oculta y la luna se asoma.
Y dejaré que vuele como paloma al viento,
el tiempo que anhelo pasar en tu regazo
en un deseo eterno de rodearte en un abrazo
y entregarte en tropel todos mis sentimientos.
Y sé que estas aquí presente en mi vida,
como una gota de rocío encima de una rosa
convirtiendo mi vida en una alegre prosa
liberando mi alma que sin ti está cautiva.
Tu y yo convertidos en prosa y poesía,
sin importarnos lo que pase allá afuera
no dejaremos nunca que la pasión muera
mientras que nosotros mantengamos la alegría.
De tu verso escrito recogeré tu beso,
y lo lanzaré al viento convertido en poesía.
Jesús Quintana Aguilarte.

En Nuestras Vidas.



En nuestras vidas.
Eres casi yo mismo, que bajo mi piel te agitas,
porque te he hecho tan mía que no has estado aparte,
tú mi Reina adorada, que en mis sueños habitas.
que estas cuando te añoro, sin tener que esperarte.
Creada para amar, tu eres única dormida y despierta;
esperándote estoy, tu vasallo fiel y anhelante;
vendrás un día, y sé que tú serás mi bella amante
que para mí nació, que florece en mi alma se injerta,
y rompe en floración feliz, amorosa y exuberante.
En nuestras vidas mi amor solo hay constancias,
de momentos felices, de pasos firmes y seguros,
dejando de lado la terrible soledad y la fría ausencia,
porque creo que amarte es más valioso que el oro puro.
En nuestras vidas mi amor sé que hay un destino,
pero puede cambiarse si ambos ponemos empeño
nos bastará con tus besos y pasear bajo los trinos,
y luego cruzar el puente y despertarnos del sueño.
No has negado nuestro amor, dulce reclamo,
que hasta en poesías lo proclamamos los dos
amor, siempre habrá un beso con sabor lejano,
que de algún modo nunca nos dirá adiós.
Jesús Quintana Aguilarte.

Y tu reflejo en él.


Y tu reflejo en él.
Yo he besado en mi sueño tus palmas queridas,
esperando que nunca llegue a amanecer
saciándome en tu boca con besos y mordidas
de esos labios hermosos que saben querer.
Y tus pies mojados han saciado mi sed,
impregnados de savia, enebro y dulce miel
son los pies de una Reina acabada de nacer.
Siempre he estado contigo arropado a tu lado,
feliz de mirarte sin importar las distancias
del jardín de mis sueños llevándote fragancias
para mirarme en tus ojos y verme allí dibujado.
Y yo sonrío contigo muy feliz de ser amado,
sin importar que camino sin tenerte a mi lado
sé que allende los mares tú me tiendes la mano.
Es posible que tus labios por amor estén sellados,
y que nuestras vidas sean un reflejo de inocencia
pero solo si dejamos que nos venza la impaciencia
es que podemos perder todo lo que hemos logrado.
Jesús Quintana Aguilarte.

jueves, 21 de marzo de 2019

Que pasa mi vida. Poema con contenido alegre.

Que pasa mi vida.
La poesía tiene sus bellos momentos,
y en este jardín de rosas a veces prefiero
lanzar a las damas un alegre te quiero
pero sin faltar a nuestro juramento.
Versando y soñando entran en mi entorno,
las más bellas damas, los amigos fuertes,
y yo con mis versos este jardín adorno
esperando que tu amor un día me libere.
No importa amor mío si matarme piensas,
quebrar mi cabeza por ser coquetón
si vienes a mí y quiebras mis defensas
veras que contigo soy pura pasión.
A Lucrecia y a Carmita me las dejas quietas,
y percibirás su amor y su fragancia
son dos almas buenas piadosas y coquetas
y saben que te quiero pero sin arrogancia.
Y tú, nunca más gentil, fiel y seductora,
si quieres hervirme con todo ese alborozo
tendrás que buscar la lava del monte de Basora
e inundar la zona entre la euforia y el sollozo.
Jesús Quintana Aguilarte.

Quiero ser dueño de tus cosas.

Quiero ser dueño de tus cosas.
Yo quiero ser la calma que rodea tus cosas,
el perfume, la mies que decora tu pecho,
y quisiera también convertirme en el lecho
que acomoda febril tus noches silenciosas.
Quisiera ser la Luna que tu sombra sortea,
ser el triste peregrino que tus besos implora
el zorzal bullicioso que en tu jardín chapotea
y bañarme en la fuente de tus aguas tan puras.
Quisiera ser la mano que acompaña tu paseo,
confundir nuestros pasos al llegar a la orilla
rehacer nuestras marcas que las lluvias borraron.
Ser pirata en un barco que en tus playas fondeo,
y combatir con todos por conquistar tu villa
eso y que me ames es todo lo que deseo.
Jesús Quintana Aguilarte.

¿Qué pensarías?
¿Y si te doy todo mi amor qué pensarías?
que se pueda amar en infinitos modos
pensarte de noche, al amanecer, a cada día,
con certidumbre, euforia, en fin, con todo.
Que te amara como tú me estas amando,
sin esperar por ello obtener recompensa,
no son obsequios los que nos vamos dando
son caricias y besos y pasiones intensas.
Siempre, aunque no lo sepas te insinúas,
te introduces en mi alma como una daga
en lo más profundo de mí tú te sitúas
y al convertirme en ti de mi no queda nada.
Por eso no me dejes dormir ya que perdería,
tu bella presencia, y si me encuentro dormido,
es posible que en mi sueño tú seas mía
y si me despertara de seguro te habrás ido.
Soy un cuerpo desnudo que intenta vestirse,
dos brazos anhelantes en intento de abrirse.
Jesús Quintana Aguilarte.

viernes, 24 de agosto de 2018

Mi amor y tu llamado. Poema Libre.


Mi amor y tu llamado.


Presto mi amor acude a la cita
porque no soporta tu amor ausente
tu eres luz de aurora, río embravecido
y exhausto de miedo, temblando de frío,
yo nado hacia ti aún contracorriente.

Sin ti ya mis letras se encuentran cautivas,
reseco los campos, ya mudo está el verso,
disperso el caudal de lo que fue mi río
ya nada comparto, me devora el hastío,
sin ti ya las letras no merecen esfuerzos.

Quiero leer de nuevo tus cantos de fuego,
la luz que despeja de mi alma el olvido
voz de mis voces, a ti es a quien ruego,
para que tú sepas que nunca me he ido.

Seré lo que quieras, cantos y festejos,
ante ti la tristeza se dará por vencida
podremos los dos regresar a la vida
porque ya de ti no me encuentro lejos.


Jesús Quintana Aguilarte.